Fragancias en el hogar: la decoración invisible | Sueño Mobiliario
Profesionales de los muebles y la decoración del hogar desde hace más de veinte años. Ofrecemos una producción sostenible y una colección con personalidad.
decoración, dormitorio, madera, dormitorio de revista
17696
post-template-default,single,single-post,postid-17696,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.3,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-child-theme-ver-18.0.7.1555327914,qode-theme-ver-26.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-19321

Fragancias en el hogar: la decoración invisible

Fragancias en el hogar: la decoración invisible

 

De los cinco sentidos, el olfato es el que mayor impacto tiene en los recuerdos a largo plazo.

 

Puede que hayas olvidado su cara o el tono de su voz, pero si vuelves a oler su colonia, tu cerebro enseguida te transportará a alguno de los momentos que en el pasado viviste con esa persona. El olfato, ese sentido que a menudo restamos importancia, es el que mayor impacto tiene en la percepción del recuerdo, es decir, en la memoria a largo plazo de nuestro cerebro.

Y no solo pasa con una colonia, también con las plantas, la ropa, la comida… con todo tipo de olores. ¿Acaso no has viajado al pasado con solo percibir el olor de una planta que había en la casa en la que vivías de niño? El olfato es súper poderoso. Y si estás diseñando la decoración de tu hogar, deberías de tenerlo en cuenta.

En las siguientes líneas aprenderás a elegir algunos de los olores que mejor combinan con la decoración de tu casa.

 

Lo primero y más importante: No pongas un olor en cada habitación.

Muchos olores distintos te aburrirán y acabarás odiándolos. Más de tres olores distintos en un mismo hogar es abusar. Elige bien las fragancias que te van a acompañar en tu día a día y no pongas un olor distinto en cada habitación.

Respeta el olor natural de los dormitorios, no necesitas fragancias para dormir. En el recibidor, en la cocina, en el baño o en el salón está genial que aportes un toque de olor, en el dormitorio mejor que no.

 

Dosifica la intensidad del olor.

Recuerda que el olfato deja de percibir información pasados unos minutos. Si subes la intensidad de la fragancia, conseguirás un efecto desagradable para cuando entre una nueva persona en la estancia. Muchos olores distintos te aburrirán y acabarás odiándolos.

 

Respeta tus gustos personales.

Cada vez que entres en tu casa, incluso antes de encender la luz, será lo primero que percibas. Esa fragancia que escojas no puede ser una cualquiera, tiene que ir de la mano de tus gustos personales.

Si no tienes claro cómo eres en función de gustos olfativos, piensa… ¿qué tipo de sabores te gustan más? ¿Los dulces o los amargos? ¿Te pides helados cítricos o acaramelados? Por ahí encontrarás algunas pistas sobre tus propias preferencias.

 

Puedes enamorarte a primera vista (pero no a primer olfato).

A la hora de elegir, ten en cuenta que el olfato necesita un periodo de adaptación entre un estímulo y otro. Quizás deberías dedicarle un par de días o tres diferentes, para no confundir a tu olfato con demasiados tipos de fragancias… Puedes organizarlo por temáticas, por ejemplo, hoy voy a probar olores amaderados, hoy afrutados…

Cuando encuentres ese olor que te enamora, calma. Vuelve a olerlo un par de días más tarde. A ver si piensas lo mismo.

Ten presente, además, el tipo de muebles, texturas y colores que hay en tu hogar. El ambientador será un elemento más y debe combinar con la estética general de la vivienda. Si tu hogar es de estilo clásico, quizás vaya mejor un olor cremoso. Por el contrario, si vives en una casa más moderna, los olores frescos y cítricos son el complemento ideal.

 

Pide ayuda y, si no te gusta, cámbialo.

Si tienes dudas, un experto puede ayudarte a elegir los olores que te acompañarán en tu día a día. En Sueño Mobiliario te aconsejamos que le dediques tiempo a elegir las fragancias de tu hogar, porque es un mundo apasionante y realmente divertido.

Además, lo mejor de todo es que si finalmente no te convence alguno de los ambientadores que has comprado para casa, ¡puedes cambiarlos las veces que quieras! Incluso te animamos a que pruebes a crear tus propias fragancias. ¿Por qué no?