Cómo conseguir una decoración ecléctica con estilo
Qué plantas pongo en el salón
plantas, interiorismo, decoración, plantas de interior, decoración salón
18749
post-template-default,single,single-post,postid-18749,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-child-theme-ver-18.0.7.1555327914,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Cómo conseguir una decoración ecléctica con estilo

Cómo conseguir una decoración ecléctica con estilo

A la hora de decorar un espacio con objetos de diferentes estilos, siempre tenemos la misma duda: ¿cómo puedo mezclar piezas muy distintas entre sí; que queden bien y con personalidad?

La decoración ecléctica consiste en combinar estilos diferentes en un mismo espacio sin que resulte caótico, desconcer¬tante o un popurrí de cosas sin sentido.
Se trata de uno de los estilos más complicados, pues encontrar una armonía evitando realizar un pastiche sin sentido, no es tarea fácil. Se busca combinar de forma natural, piezas vintage con modernas, elementos con historia con otros de vanguardia y conseguir que convivan en perfecta sintonía proporcionando una personalidad única a tu hogar.
Suele ser ideal en aquellos casos en los que tenemos que combinar espacios de bajo presupuesto con muebles hereda¬dos de los que no nos queremos deshacer.

Lleno de personalidad, este estilo brinda un sinfín de posibilidades en decoración, pero a pesar de que no existen unas normas preestablecidas para decorar tu casa de forma ecléctica, es recomendable seguir una serie de pautas para lograr esa armonía que buscamos. Os dejamos a continuación una serie de tips que os podrán ayudar.

Mezclar como máximo tres estilos en un mismo espacio.

Cuantos más estilos incluyamos, más difícil será conseguir una armonía.
Espacios con productos caros y baratos, con piezas de diseño que conviven con otras ‘low cost’, artículos de segunda mano con otros restaurados. La clave está en probar y atreverse, ya que, aunque ‘a priori’ pueda parecer que objetos de diferentes estilos no pegan juntos, las mezclas, incluso las más extravagantes, suelen funcionar.
Podemos combinar, por ejemplo, un cuadro moderno con un mueble contemporáneo, poner sillas industriales alrededor de una mesa vintage o una butaca nórdica en un salón victoriano, pero siempre con tres estilos diferentes como máximo.

Generar unidad visual en el proyecto

La puedes encontrar en las piezas básicas de un ambiente, en la serenidad que da un mueble vintage o en la capacidad para mezclar estampados y texturas manteniendo cierto orden visual.
Además, es muy recomendable utilizar elementos principales del espacio de color neutro, ya sea la cama, el sofá o la mesa comedor; pues esto hará que nos sea más fácil jugar con el resto de elementos decorativos.
Las paredes blancas son también una forma de conseguir la unión entre los distintos colores y texturas que vayas agre¬gando sin que se note el espacio sobrecargado.

Elige elementos decorativos con historia y autenticidad

Las antigüedades ayudan a ensalzar los ambientes otorgando un toque único y lleno de vida. Son elementos que aportan mucha personalidad y rompen en un fondo minimalista.
Con la decoración ecléctica podemos hacer un viaje a través de diferentes momentos, viajes, culturas tan solo observan¬do los muebles, estampados y piezas decorativas que identifiquemos con una u otra época o tendencia.
Incluir piezas únicas, ya sea por su rareza, extravagancia u originalidad, en un espacio nuevo o minimalista, siempre funcio¬nará, ya que le proporcionará carácter al proyecto al instante.

Busca la armonía

Aunque las posibilidades de este estilo sean infinitas, lo cierto es que sigue existiendo una regla imprescindible a la hora de decorar: la búsqueda de la armonía y el equilibrio. Para alcanzar un ambiente armónico es necesario no sobrecargar el ambiente con demasiados elementos y texturas. Además debemos evitar que los elementos que componen el espacio compitan entre ellos; cuando tengamos varias piezas de distintas época, personalidad e importancia, cada una debe tener una zona muy definida y debemos intentar que no interfiera en el resto del conjunto.

Mezcla diferentes texturas en la decoración ecléctica

Un punto esencial en este estilo es combinar tantas texturas como creas convenientes. Sillas, alfombras, muebles o cortinas no tiene porqué ser iguales. Puedes incluir diferentes estampados, cuadros y rayas, así como diferentes materia¬les como metal, cristal, mármol, madera, fibras y todo lo que quieras. Eso sí, es recomendable no hacer que compitan un material noble con su imitación como, por ejemplo, madera con laminado o mármol con gres imitando a mármol.

El estilo ecléctico consiste en representar tu personalidad en tu hogar o negocio. No te pongas demasiados límites, deja que tu imaginación corra libre y diviértete experimentando.