5 cosas que no deberías de hacer nunca al diseñar tu hogar. | Sueño Mobiliario
Profesionales de los muebles y la decoración del hogar desde hace más de veinte años. Ofrecemos una producción sostenible y una colección con personalidad.
decoración, dormitorio, madera, dormitorio de revista
17706
post-template-default,single,single-post,postid-17706,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.3,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-child-theme-ver-18.0.7.1555327914,qode-theme-ver-26.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-19321

5 cosas que no deberías de hacer nunca al diseñar tu hogar.

5 cosas que no deberías de hacer nunca al diseñar tu hogar.

 

Los peores errores en interiorismo tienen arreglo.

 

Si estás leyendo esto seguramente sea por uno de estos dos motivos:

  1. Eres una de esas personas precavidas que se está informando antes de ponerse a diseñar el interior de su hogar.
  2. Que te hayas llevado un chasco al ver que tu casa no ha quedado como tú te imaginabas y ahora estás intentando buscar soluciones. (Lo más probable).

Si eres de los de la opción dos, que no cunda el pánico, todo tiene arreglo. Bueno, casi todo. Aquí tienes los cinco típicos errores en los que caen todos los principiantes. La mayoría, por suerte, tienen arreglo.

 

Error Nº1: No planificarse.

 

A menudo pensamos que amueblar es rellenar cada hueco con un mueble. Y no, nada más lejos. El objetivo es crear un espacio que cumpla con nuestras expectativas funcionales y estéticas de un modo harmónico y natural. Esto no va de ir rellenando huecos, el primer paso para diseñar el interior de una habitación es tener muy claro para qué vamos a utilizarla, cuántos ambientes necesitaremos, cuánto tiempo y a qué horas del día vamos a estar en ese lugar y qué tipo de atmósfera nos hará sentir bien en ese momento.

Pregúntate, ¿para qué quiero el sofá? ¿para leer o para ver la tele? No es lo mismo. ¿Cuántas personas vamos a comer en esta mesa la mayoría de los días del año?

Una vez encuentres la respuesta a estas preguntas y otras que deberás hacerte en función de tus rutinas y tu estilo de vida, habrás de empezar a diseñar ese espacio que cumpla en mayor medida tus expectativas y necesidades de hábitat. Antes de nada, planifícate.

 

Error Nº2: Imitar diseños que no tienen nada que ver con tu espacio.

 

Esto pasa muchísimo. Ves una foto de una revista que te encanta e intentas imitarlo en tu salón. Y al acabar… es como los paralelismos que hacen entre lo que te pides por Aliexpress y lo que luego te llega a casa: un chasco.

El problema no es que no sepas imitar lo que has visto en la revista, sino que la luz, el tamaño de la estancia o el gotelé de la pared (en el peor de los casos) no es el mismo que en la revista de decoración.

Antes de soñar con el espacio ideal, piensa qué ventajas tiene tu habitación para potenciarlas y qué desventajas para intentar disminuir su importancia. En lugar de buscar en Google “tendencias en decoración”, busca “cómo decorar un espacio pequeño” o “cómo potenciar la luz de una ventana pequeña”. De este modo conseguirás un espacio mucho más honesto y adaptado a la realidad de tu hogar.

 

Error Nº3: Poner muebles de más.

 

A veces, la costumbre nos lleva a hacer cosas sin preguntarnos el sentido de lo que estamos haciendo. Como en casa de mis padres hay un aparador y un recibidor y una cómoda, pues yo también lo pongo.

¿Es realmente necesario ese mueble? ¿Para qué lo vas a utilizar? Antes de comprar muebles por impulso, piensa si le vas a dar un uso imprescindible o es simplemente un mueble que hay que poner porque “cómo no voy a poner un recibidor”.

Es infinitamente preferible que una habitación diga demasiado vacía que demasiado llena. Si tienes dudas, no lo compres, no te hace falta. Seguramente haya una mesa que cumple varias de las funciones que tú necesitas, o un aparador que además puede funcionar como recibidor. Creatividad al poder.

 

Error Nº4: Arrimarlo todo a la pared.

 

Un clásico. Si arrimo todo a la pared, habrá más espacio y la estancia se verá más grande. Error fatal. Es justo al contario… los sofás, las mesas y las estanterías no tienen por qué estar enclaustrados contra la pared. Si tienes espacio, es preferible que les dejes respirar por todos lados, la habitación se verá más equilibrada y natural.

 

Error Nº5: Dejar la iluminación para el final.

 

Si sigues nuestro blog ya sabrás la importancia que le damos en Sueño a la iluminación. Junto con la calidad de los muebles es el factor más importante en un buen diseño de interiores. Es común olvidarse de qué tipo de luz voy a poner en la habitación que estoy diseñando y cuando ya lo tengo todo pensado, decido colocar una lámpara cualquiera en cualquier rincón sin tener en cuenta por dónde entra la luz natural y en qué momentos del día necesitaré ese apoyo de luz.

Como decíamos en el primer punto, planificarse en fundamental. En cuanto a la luz, más de lo mismo. Lo primero es tener claro para qué vamos a utilizar esta estancia y qué tipo de iluminación juega a favor de nuestra actividad. Una vez tengamos esto claro, pensaremos ¿la luz natural que entra por la ventana me ayuda? Si la respuesta es no, quizás debería replantearme el uso de esa habitación. No es la primera vez que un salón acaba siendo un dormitorio y viceversa. Y todo por la luz.