El mejor secreto de los interioristas es algo que puedes aplicar hoy mismo | Sueño Mobiliario
Profesionales de los muebles y la decoración del hogar desde hace más de veinte años. Ofrecemos una producción sostenible y una colección con personalidad.
decoración, dormitorio, madera, dormitorio de revista
17661
post-template-default,single,single-post,postid-17661,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-child-theme-ver-18.0.7.1555327914,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

El mejor secreto de los interioristas es algo que puedes aplicar hoy mismo

El mejor secreto de los interioristas es algo que puedes aplicar hoy mismo

Sea cual sea el estilo de tu casa, puedes poner este consejo en práctica sin ayuda de un profesional.

La decoración de interiores es un arte que combina multitud de factores. Cada espacio es único y no hay reglas estrictas que nos aseguren el éxito. Se trata más bien de combinar los elementos que tenemos de la mejor forma posible. Con una misma receta podemos llegar a resultados muy diferentes.

Hay corrientes y opiniones para todo. Algunos afirman que la calidad de los elementos es lo más importante, otros aseguran que si la luz está bien instalada, lo demás es superficial… como arte que es, en el mundo del interiorismo, la diversidad de opiniones está a la orden del día.

Entonces, ¿cuál es el secreto para que un espacio tenga ese punto de confort que nos hace sentir tan bien?

 

El secreto NO es la calidad de la madera

Parece una obviedad, pero no está de más recordarlo. La calidad de un mueble es lo primero. Hay infinitos tipos de madera, acabados y barnices… pero la durabilidad y la funcionalidad de un mueble siempre depende directamente de la calidad de su materia prima.

La calidad es básica en decoración, pero ¿es este el secreto de los interioristas? No, la verdad es que no es ningún secreto.

 

El secreto NO está en el estilo de los muebles

En decoración de interiores hay más de una treintena de estilos diferentes, eso sin contar la fusión de dos o más estilos, algo que cada vez se ve más en las revistas de diseño más prestigiosas. Es fundamental marcar un estilo de decoración antes de empezar a diseñar un espacio.

Se trata de encontrar una base sólida y fácilmente identificable de los elementos, muebles, colores y texturas que casan los unos con los otros para transportarnos a una época o a una cultura concreta.

Encontrar el estilo perfecto para tu salón es todo un arte, pero tampoco es un secreto para nadie.

 

El secreto NO es una buena distribución del espacio

No es lo mismo partir de un salón de 20 metros cuadrados en el que no hay mucho lugar para nada (y menos para la imaginación), que contar con una gran superficie en la que podemos establecer diversos espacios jugando con la altura de los muebles, la luz y las necesidades reales del día a día.

En un salón, por ejemplo, que nos ofrezca espacio suficiente para crear varios espacios, podremos obtener un lugar de reunión, otro de descanso y un rincón de lectura, sin necesidad de separar estos ambientes mediante ninguna pared. Con solamente disponer los elementos (muebles, alfombras, luz…) de forma que a simple vista entendamos la utilidad principal de dicho espacio, habremos acertado.

Hay muchos trucos y fórmulas para distribuir un espacio de forma armónica en el interior de tu casa, pero en este caso tampoco podemos decir que haya un secreto concreto que puedas aplicar hoy mismo en tu hogar.

 

El secreto NO es la combinación perfecta de colores

En términos generales, hay una regla básica en decoración. En una casa pequeña, lo mejor es elegir un tono suave para las paredes, de este modo la casa parecerá más amplia. Usa tonos blancos en los vestidores o los pasillos estrechos y ganarás frescura y amplitud. Por el contrario, los tonos más oscuros van mejor en las habitaciones más grandes, comedores o salones en los que buscamos ese toque más cálido.

En el tema de los colores, el debate también está servido. No hay fórmulas mágicas, el truco es combinar gustos personales con sentido común. No hay grandes secretos.

 

El verdadero secreto está en los detalles personales

Párate a pensar… ¿qué es lo que hace que tu casa sea tu casa? ¿Es el diseño de la mesa del salón? ¿El papel de la pared del recibidor? ¿o más bien todos esos detalles que tú y tu familia habéis elegido para acompañaros en vuestra rutina?

Esas fotos, esos recuerdos de viajes, esos dibujos de cuando tus hijos eran pequeños… todo eso es lo que hace que un hogar sea un lugar apacible y acogedor en el que vivir a gusto.

Un mueble, sea el que sea (una mesa de comedor, una librería o un aparador), siempre será mucho más personal y especial si lo combinas con ese plato de vidrio que compraste en un mercado en tu viaje a Túnez o esa colección de libros que tienes desde que eras un crío. Este sí es el verdadero secreto que hará que el confort entre por la puerta grande de tu casa. Antes de comprar cuadros nuevos u objetos de diseño que no dicen nada, busca en los recuerdos de tu propia historia, de tus gustos personales… Decora tu casa con ellos: tus momentos vividos en el pasado serán los mejores compañeros para compartir el lugar en el que vives hoy en día.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies